Toreo_autismo

El autismo es una condición que se estima que tiene una prevalencia en 1 de cada 175 niños en todo el mundo, sin tener cifras concretas. En México, hasta la fecha no se tienen estudios publicados. Esta condición afecta en mayor o menor medida la comunicación, la interacción social, la conducta y la integración sensorial de las personas.

Se desconocen sus causas, aunque hay estudios que indican la existencia de un factor genético asociado a un componente ambiental. El autismo no tiene cura, dado que no es una enfermedad, es una condición de vida. Sin embargo, con tratamiento terapéutico personalizado, quienes lo manifiestan logran mejorar su calidad de vida.

Existe una gran ignorancia sobre el autismo, por lo que, desde 2010, Autism Speaks, una ONG estadounidense, implementó una campaña de concientización a través de la utilización del color azul como símbolo, ya sea en el vestir o en la iluminación de edificios emblemáticos y monumentos históricos. Durante el mes de abril de 2014, más de 10,000 monumentos históricos y edificios emblemáticos en más de 300 países se iluminaron de azul. Tan solo en México, mas de 80 monumentos y edificios se iluminaron de azul: el Monumento a la Revolución, el Ángel de la Independencia, el Castillo de Chapultepec, el edificio del Senado y la plaza comercial Antara Polanco entre otros.

Los padres de niños con autismo tienen que enseñar a vivir a sus hijos en un mundo que no esta preparado para ellos, en donde todo gira a velocidades impresionantes. Las personas con autismo no viven en su mundo, viven en el nuestro y eso nos obliga a nosotros a verlo de manera diferente.

La intervención temprana, una adecuada atención y, sobre todo, una conciencia social, son básicos para que en un futuro el autismo esté considerado en todos los niveles.